El legado de Wilmer Paredes: La digna resistencia

Fotografía: Martín Cálix

El legado de Wilmer Paredes: Digna resistencia

Por Heidy Alachán

Era el primer día de enero, como hoy. Hacía calor desde temprano. Había sido una navidad atípica y una despedida de año atípica también. Los días previos al 22 de diciembre, miles de calles del país entero se habían convertido en verdaderos centros de concentración, en escenarios de batallas campales, con residuos de objetos quemados, vehículos, llantas, bombas lacrimógenas, sangre inocente, lágrimas, llantos largos y mucho dolor.

El fraude electoral nos heredó un fin de año sin precedentes y cuando pensamos que todo se había detenido y volvía mínimamente la normalidad de un primero de enero, alrededor de las 7:30 de la mañana, en una casa de la aldea de Lombardía, Esparta, en el departamento de Atlántida, luego del estallido de varios disparos de arma de fuego y desconocidos huyendo del lugar, Wilmer Adalberto Paredes Gámez, estaba muerto.

Para quienes recibimos la noticia casi inmediata, los momentos y recuerdos empezaron a desfilar automáticamente. Sí, era Wilmer Paredes, el mismo Wilmer por quien el 16 de diciembre habíamos hecho miles de llamadas a Soraya Morales, a Franklin López,  a la fiscal de turno de la Ceiba, e incluso a fiscales que mínimamente podían intervenir en la emergencia, pero teníamos que intentarlo todo y agotar todas las instancias posibles. Por quien nuestros compañeros(as), nuestro coordinador general y observadores internacionales habían puesto su propio cuerpo a cambio de sacarlo a salvo de las manos de militares.

Era el mismo Wilmer que ese 16 de diciembre había sido brutalmente golpeado y torturado junto a otros jóvenes, entre ellos dos de nuestros compañeros de organización, por agentes de seguridad del Estado, en la represión policial y militar sobre la carretera CA-13, a la altura de la comunidad de Agua Tibia, en Atlántida.

Ese día Wilmer, no solo fue víctima de la represión general, sino que fue también sometido a tratos crueles y degradantes. Los agentes, entre gritos, golpes y choques eléctricos (tasser) le obligaron junto a otros jóvenes, a retirar los restos de llantas en llama, piedras y varios metros de arena que estaban sobre la carretera CA-13. Algunos con palas, pero en su mayoría con las manos y pies, mientras eran golpeados y encañonados con fusiles.

Como si no fuera suficiente, mientras sucedía todo eso, les intimidaban con choques eléctricos  (tasser) cerca de sus rostros. Les gritaban palabras y frases groseras. Burlándose entre ellos, les preguntaban a gritos: ¿“dónde está tu pueblo unido”? “vagos”. Luego se reían, les lanzaban golpes, patadas, escupitajos y arena en los ojos, cabello y cuerpo, durante una hora y media. Luego de ese día, Wilmer estuvo recuperándose de los golpes en cama, no logró levantarse para denunciar junto al resto lo que había pasado.

Luego vinieron también el resto de recuerdos. El intercambio de llamadas de Martín Fernández con el personal del mecanismo nacional de protección para defensores y defensoras. El comportamiento y el análisis de la abogada encargada quien excusó su inacción en el hecho de que Wilmer Paredes no formaba parte de la población beneficiaria de la protección del mecanismo.

No fue suficiente para ella escuchar relatados fielmente por Martín, todos los hechos narrados por Wilmer, incluso sus miedos al límite del llanto en días recientes, cuando llegó hasta donde él a contarle que camionetas y vehículos extraños le daban seguimiento de forma permanente, que temía por su vida y la de su familia y que necesitaba ayuda y protección. No, para el mecanismo nacional que se nutre de millones del dinero de la cooperación internacional y que con sus mentirosos avances y logros el Estado de Honduras se brinda pompas y platillos ante los organismos internacionales de derechos humanos, Wilmer Paredes no estaba en una situación de emergencia y su vida no mereció siquiera una actitud flexible, una mínima acción. Tres días después de esas llamadas, Wilmer estaba muerto.

Luego de su asesinato, su velorio y su entierro, los ataques y persecución al resto de jóvenes que como él, asumieron la resistencia anti fraude en San Juan junto y desde el MADJ continuaron. Algunos de ellos tuvieron que salir de sus lugares de habitación y no han podido regresar hasta la fecha.

La Dirección de Investigación Policial (DPI) “hizo su trabajo”. En su sofisticado informe de investigación, al mejor estilo de Honduras consignó como hechos relevantes que Wilmer trabajaba en una discoteca, que en días anteriores había tenido conflictos con clientes del lugar y que, tenía como antecedente el atropellamiento de una persona quien cuyos hijos indignados por el hecho podían ser pieza clave en la investigación. No escribieron una letra sobre el fraude, la movilización y el papel de Wilmer en medio de todo eso. Hasta la fecha, la justicia no llega y ni siquiera asoma.

Familia de Wimer Paredes sostiene su fotografía. Captura: Martín Cálix.

Pero hoy, que ha pasado un año desde que Wilmer Paredes ya no está. Que no está más el compañero decidido con el que se paralizaron las calles de San Juan y se hizo sentir el Fuera JOH en Atlántida, desde el MADJ, queremos exigir justicia, por supuesto, pero no queremos que su nombre y su lucha se quede en una estadística más del fraude, del saldo de dolor y muerte que dejó.

Queremos confeccionar a pedacitos su historia y su vida, su ejemplo y su legado, que son finalmente las cosas y los hechos que siguen haciéndolo presente en nuestra historia propia.

Hoy recordamos a Wilmer Paredes. Sí, al mismo Wilmer, que estuvo a cargo de la seguridad de las movilizaciones anti fraude en San Juan Pueblo. El mismo que detectó al policía infiltrado y que luego de quitarle la fatiga y sus botas, lo entregó detenido con sus propias esposas. Era el Wilmer de liderazgo nato, indiscutible. De decisiones precisas, claras y oportunas.

Hoy queremos que su nombre y se ejemplo, sea la primera luz que ilumine este 2019 y los retos que tenemos frente a nosotras. Qué sea claro, enceguecedor que esta realidad nuestra hay que enfrentarla de esa forma, con determinación y fuerza. Sin comodidades, ni esperas o postergamientos. Que hay que pelear contra esta realidad hasta devolverla así, controlada, sin poder, sin la capacidad de seguir humillando a nuestro pueblo y nuestra gente, para que la dignidad sea la única forma de vida posible.

La Patria sigue viva y con memoria.

Ejército Zapatista de Liberación Nacional

Solidaridad ante ataque en Guapinol

SOLIDARIDAD Y CONDENA POR ATENTADO CONTRA MIEMBROS DEL CAMPAMENTO GUAPINOL EN TOCOA, COLÓNDesde el Movimiento Amplio Por la Dignidad y la Justicia, ratificamos nuestra permanente solidaridad con la población del Sector Guapinol en el municipio de Tocoa, Colon, quienes han sido víctimas este día de ataque a disparos por parte de sicarios como parte del hostigamiento sistemático de parte de la empresa minera Inversiones Los Pinares, durante los 38 días de resistencia desde el Campamento en Defensa.

La digna resistencia de Pajuiles triunfó

La digna resistencia de Pajuiles triunfó sobre la hidroeléctrica HIDROCEPLo solicitado desde hace más de dos años por la población de Pajuiles ha sido ratificado y reconocido a través de la sentencia dictada por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de San Pedro Sula y la municipalidad de Tela, la empresa Hidroeléctrica Centrales El Progreso debe PARAR la destrucción del rio Mezapa y la cordillera Nombre de Dios.Más de 11 denuncias sin respuestas que fueron interpuestas por parte de las

Continúa amenaza para los bosques del pueblo tolupán

Ingresan maquinaria y equipo para cortar madera en tribu San Francisco Locomapa del pueblo tolupánMaquinaria y equipo propiedad del empresario Wilder Domínguez ha ingresado desde el viernes 10 de agosto de 2018 a los territorios de la tribu indígena tolupan San Francisco Locomapa en las montañas de Yoro.Con esta maquinaria en la zona se pretende iniciar el proceso de corte de madera que después es extraída para su comercialización sin el aval de las comunidades y las personas que luchan a favor

En 5 puntos: La complicidad e inoperancia de la Municipalidad de Tela

La complicidad e inoperancia de la Municipalidad de Tela en 5 puntosCinco días exigiendo el cumplimiento de sentencia que obliga a la municipalidad ordenar parar las labores de la empresa hidroeléctrica HIDROCEP llevan los pobladores en un campamento frente a las instalaciones de la comuna en el parque central de Tela, sin obtener respuesta alguna por parte del gobierno local.El martes 6 de agosto de 2018, como una medida de presión, la población de Pajuiles organizada en el Movimiento Amplio

Con campamento le exigen a la municipalidad cumplir sentencia y parar obras de HIDROCEP

Población de Pajuiles exige a la municipalidad de Tela cumplir fallo que ordena parar las labores de HIDROCEPPajuiles ha resistido por más de 500 días a los embates violentos de la institucionalidad y de la empresa HIDROCEP la cual ha causado graves daños ambientales desde 2016 sobre el río Mezapa, por lo cual la CIDH otorgó medidas cautelares a 5 de las comunidades del Sector, consumidoras de las aguas del río. Recientemente, el Juzgado de lo Contencioso Administrativo ordenó mediante sentencia

¿A quién protege el Ministerio Público?: Causa Berta Cáceres

EL Ministerio Público de Honduras perpetúa la impunidad en el crimen de Berta Cáceres.El COPINH, la familia de Berta Cáceres y el equipo de abogados del MADJ, nos presentamos ante la opinión pública para alertar sobre el futuro del proceso judicial por el asesinato de nuestra compañera y coordinadora general, Berta Cáceres y el intento de asesinato de nuestro compañero Gustavo Castro.En pocos días nos vamos a presentar a una audiencia de proposición de pruebas sin tener la posibilidad de acceder

Intrascendente visita in loco de la CIDH: Carta abierta del MADJ

CARTA ABIERTA A LA CIDH RESPECTO DE LA VISITA IN LOCOHonduras, 6 de agosto, 2018Sra. Esmeralda Arosemena de TroitiñoVicepresidenta de la CIDHCc. Integrantes de la CIDH en visita in loco a HondurasSeñora Vicepresidenta de la CIDH:Un saludo respetuoso del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ), una de las organizaciones del movimiento popular hondureño, dedicada a la lucha contra la corrupción y la defensa de los derechos humanos, que participamos en la visita in loco realizada por

Parar las obras de HIDROCEP ordena juzgado en amparo

Fotografía tomada en la celebración del aniversario número 1 del Campamento Digno en Pajuiles, Tela.El Juzgado de Letras de lo Contencioso Administrativo de San Pedro Sula, el 30 de julio de 2018, resolvió la demanda de amparo interpuesta en contra de la Corporación Municipal de Tela debido a las flagrantes, permanentes e impunes violaciones del derecho humano al agua, a la salud y el derecho de petición, ordenando PARAR las obras del proyecto hidroeléctrico Los Planes de la empresa HIDROCEP.

MADJ: Respaldo a la demanda de reducción de precios de combustibles

POSICIONAMIENTORespaldo a las exigencias del sector transporte, reducción de los proporcionales costos de la vida en HondurasRespecto de los paros convocados por el sector transporte en el país, desde el Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ) hacemos manifiesto nuestro respaldo a las demandas planteadas ya que estas, al igual que las de muchos otros sectores sociales en Honduras, son producto de los reiterados abusos cometidos por quienes mal gobiernan y del incremento desmedido